Gracias a esta colaboración las personas con ERC y sus familiares reciben información, formación y un acompañamiento psicológico que les permite mejorar sus competencias en la gestión de la enfermedad lo que favorece su calidad de vida.